jueves, 6 de junio de 2013

Pequeña obsesión

1) En la oficina todo tiene un lugar designado. El celular, el pendrive y la credencial van debajo del monitor. A la izquierda coloco la funda de los anteojos, un par de fibrones y la birome con la que corrijo todo el día. A la derecha voy amontonando la cantidad de papeles que me van llegando y que voy sacando a medida que reviso.

2) Conozco varias de las puertas del subte que dan directamente a las escaleras mecánicas. Estación Pellegrini (sentido Alem): 1ra puerta del primer vagón. Estación Callao (sentido Alem): 3ra puerta del tercer vagón. Estación Olleros (sentido Congreso de Tucumán): 1ra puerta del primer vagón. Estación Los Incas (cabecera): 2da puerta del tercer vagón.

3) La música en mi computadora está organizada por carpetas que representan cada disco y respetan el orden de los temas, categorizados por el género y el año de edición. Tienen, además, un toque de color: cada carpeta contiene la tapa del disco para ilustrarlo en la previsualización.

4) Cuando salgo de mi casa cuento lo que llevo encima. Es fácil, siempre son cuatro cosas: billetera, llave, celular, mp4. Cuando la salida es nocturna y bebedora se agrega un elemento más: cigarrillos. Pero se da de baja un accesorio innecesario: el mp4. En conclusión, siempre tengo cuatro cosas distribuidas en los diferentes bolsillos de mi ropa.


Desde que tengo memoria trato de ser ordenado, práctico y ganar tiempo en todo lo que hago. Para llegar rápido, para no olvidarme nada, para no tener que volver, para no demorarme en situaciones que prefiero evitar.

Sí, ya sé, soy muy histérico y observador. Pero imaginate con el nivel de detalle que puedo cuidar tu amor.

15 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Era todo perfecto hasta que leí "cigarrillos".

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, el remate está muy bueno como dice Nerea, pero vamos, que tanta obsesión no deja nada a lo imprevisto y los imprevistos son lo que en verdad nos hace reír,suspirar y recordar...pero ya sé esto es literatura y siendo así está genial el texto ;) Besosss!

    ResponderEliminar
  4. Cuando salís dejá los cigarrillos y hacele un lugar a los forros!!!

    ResponderEliminar
  5. lamentablemente, yo también soy una estructura con piernas

    pero sabés qué? sucede como en los libros: aquel que se pierde en el detalle, marea, aburre y no se comprende su esencia.

    ResponderEliminar
  6. Pffff, si hablamos de obsesiones tengo para rato!

    ResponderEliminar
  7. Y bueno, que entre obsesiones, las tuyas y las mías- que mientras las leía observaba mi escritorio y recuerdo mi computadora, ordenado por carpetas hasta la basura-. cuando ya me acercaba la final de tu post lo último que imaginaba era que me robaras tremenda sonrisa... porque imagínate cómo pudieras cuidar un amor.

    A través de blogs amigos hoy tuve el placer de conocer tu espacio, con tu permiso me quedo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Nerea: Que lo vea! Saludos!

    Laura: Ya nos volvimos a encontrar en tu nueva casa. Saludos!

    Sil: Fumo poco, muy poco, y además hago bastante deporte. Pero también lo puedo dejar, lo podemos charlar jaja. Besos!

    Yeka: Siempre hay lugar a imprevistos, no todo se puede planificar. Abrazo grande!

    Dami Delarge: Noo! salir con preservativos trae mala suerte, no llevarlos... también! Abrazo!

    Olivia: Puede ser, puede ser. Saludos!

    Cintia: Podemos hablar largo y tendido de obsesiones. Y sí, tal vez no tiene nada que ver. Saludos!

    Café (con tostadas): Sí, soy zurdo (física, e ideológicamente también). Saludos!

    Mily: Gracias por tus palabras. ¡Nos estamos siguiendo! Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Estrellita de la mar....21 de octubre de 2013, 19:43

    me encantó la frase final....

    ResponderEliminar
  10. Gracias Estrellita de la mar. Saludos!

    ResponderEliminar