jueves, 7 de febrero de 2013

Espacio amoroso

Nunca voy a ser astronauta (y menos si todos los días trabajo en una oficina). Será por eso que, para mí, lo más parecido a viajar al espacio es subirse a un avión.

En los últimos cuatro años volé once veces. Doce horas duró mi viaje más largo, seis veces me tocó ventanilla, por lo que se desprende, lógicamente, que cinco veces estuve mirando el pasillo, dos veces tuve que bajar para hacer escala y una vez volé en primera. Desayuné, merendé y cené entre las nubes. Vi películas, escuché música, tomé helado y cada vez que vi pasar el carrito de bebidas repetí mi gaseosa.

Me gusta ver cómo las azafatas abren y cierran cajones antes del despegue, escuchar el inglés dudoso del comandante y el permanente sonido para abrocharse el cinturón durante el vuelo. También me gusta quedarme dormido y despertarme asustado por no saber dónde estoy, y presto especial atención cuando cuentan por dónde estamos, a qué altura nos encontramos y cómo está el clima en la ciudad de llegada.

Nunca tuve miedo de morirme. Una vez que estoy en la manga de embarque ya estoy jugado, no hay nada que yo pueda hacer para evitarlo si es que sucede, si nos caemos, si todo comienza a girar rápidamente, si esto este delirio que soy se termina. Es la misma sensación que tengo cuando me gustás en serio y tomo el coraje para decírtelo, muchas veces me voy a pique, pero otras, llego a destino.

8 comentarios:

  1. Mucho más duro, y más difícil, ese coraje de decirlo que el despegue de un avión, dónde va a parar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ahhh Maldo. Me mato el final..
    Un placer leerlo muchacho.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Si a mí me escribieran algo así me tendrian a sus pies. Espero a tu enamorada le pase lo mismo jaja
    un beso^^

    ResponderEliminar
  4. Un romántico total, mal que te pese.

    Buen detalle lo del inglés dudoso del capitán.

    ResponderEliminar
  5. Es como en el truco, el que no arriesga no gana, nunca.

    Nunca viajé en avión, todavía...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  6. Amando: Coincido plenamente, ¿A dónde iremos a parar? Un abrazo grande!

    Ro: ¡Gracias Ro! Hacemos lo que podemos. (A veces todo lo que escribo es una excusa para llegar al final) Besos!

    Alice: Esperemos Alice, esperemos. Un beso grande!

    Patricia: Siempre hay un final inesperado.

    M: Hablan en cualquier idioma, menos en inglés jaja. Ayer vi tu comentario antes de subir al avión y me reía solo cuando el capitán comenzó a hablar. Saludos!

    Cintia: Sobre gustos... Un beso grande!

    José: Soy muy malo jugando al truco, pero tenés razón, el que no arriesga no gana. Viajar en avión está buenísimo, todo llega. Saludos!

    ResponderEliminar